Almost Classic, de Stanley Gonczanski

Almost Classic
Stanley Gonczanski

Desde el Domingo 10 de noiviembre al 7 de diciembre

 

El Domingo 10 de noviembre a partir de las 17 hs, en el marco del Art Weekend, quedará inaugurada la exposición "Almost Classic", de Stanley Gonczanski en POPA Galería de Arte (Gregorio Aráoz de Lamadrid 882 – La Boca, Distrito de las artes Ciudad de Buenos Aires).

En Popa temenos el privilegio de abrir una exposición con muchos de sus trabajos. Stanley se ha sumergido en una serie de arte que llama “Almost Classic”.
Siendo un apasionado por los Grandes Maestros clásicos, ha encontrado la manera de tratar los temas de nuestra sociedad actual utilizando y transformando las obras clásicas que tanto admira. Sus óleos y arte digital utilizan el humor sutil y una potente ironía para dar un mensaje moderno que puede ser entendido globalmente.

Screen Shot 2019 06 30 at 13.54.01 copy

Stanley Gonczanski. El despeinador Pop de las pelucas empolvadas
Texto del artista y crítico Guillermos Grebe Larráin

Algo así como entre desempolvar narices de reyes y pelucas blancas y peinar la muñeca es lo que trae al mundo, el arte de Stanley Gonczanski.
Desde mi más completa sinceridad, hace mucho tiempo que no experimentaba esa mezcla de humor pleno con la pasión bibliotecaria de desentrañar una vez más aquella parte de la historia del barroco europeo, llena de estos personajes empolvados, corsos, emperadores, emperatrices, uniformados lameculos de palacio, tras ver cualquiera de estas magníficas e inquietantes ilustraciones.
Ciertamente que llegan en buen momento; como nunca esta mezcla de locura incensurable y juguetona atropella con su ejército de orates atrevidos y cargados de en tiempos de neo colonialismos, neo liberalismos, neo socialismos, mezclas bastardas entre derechas e izquierdas donde el pueblo cree que es y no es y donde los que mandan navegan en sus feudos cual otrora reyes y reinas alejadas de toda realidad, apalancados en un salón de palacio, congelados en un óleo de grandes dimensiones que sólo ellos ven.

fdstr

La parte barroca
Antes de ubicar la vista y mi humilde análisis de la obra de Stanley, es bueno ubicarse en el llamado siglo de las luces, el XVIII. Tiempos en que la belleza era determinada y definida entre múltiples estilos y ornamentaciones. Todas ellas circunscritas en los impulsos creativos que deja el renacimiento, el manierismo, el rococó y el clasicismo. Este siglo en particular enfrenta las estancias quietas, cómodas, ridículas y frívolas de las monarquías francesa, española, flamenca, inglesa, rusa y austro-húngara principalmente y las nuevas tendencias de los jóvenes burgueses ilustrados principalmente influenciados por pensadores como Kant, Rousseau y Sade.

En todo este ajetreo intelectual surgían voces nuevas que despeinaban de alguna manera el establishment de la nobleza. Las obras de arte estaban en su gran mayoría enjauladas en galerías particulares y en las salas de palacios de los reyes y nobles y eran vistas sólo por ellos en actos que más bien eran relaciones monotemáticas con una perpetuación hecha por encargo que una contemplación de las obras como manifestación de un espíritu del arte.

La literatura, el teatro y la arquitectura sin embargo sufrían los alegres nuevos acordes influyentes de ensayistas y filósofos que impactarían a las nuevas generaciones que hacia mediados del siglo XVIII provocarían cambios radicales con guillotina incluída y en el arte lo que hoy conocemos como el neoclasicismo.
No es azaroso volver al siglo de las luces, de hecho, de eso se trata precisamente el potente relato visual de Stanley Gonczanski. Hay aquí una propuesta irónica naturalmente, pero con connotaciones evidentemente políticas.

La historia gira en su vaivén de carrusel permanentemente, los errores del pasado suelen volver cada tiempo, retornan acontecimientos, actitudes, movimientos sociales y los oráculos se marean porque al parecer no es cierto esto de que todo se archive y se cierre una vez existió y una era superó o avanzó a pesar de su antecesora.
Los antecedentes son siempre inmortales, se citan, se analizan, se estudian y aunque parezca imposible; vuelven.

Stanley trae consigo el frío de Polonia, el lado este de europa entre los austriacos y los rusos, la nieve, las vidas de sus antepasados judíos que llegaron a la Argentina, los excesos palaciegos de Varsovia, Viena, París, san Petersburgo, las distancias de los iluminados sin luz que sufrieron aquellos tiempos debajo del Sr. Feudal, muertos de hambre, arrancando de las guerras, los sables y las cruces de los nobles, las verdades impuestas por sangre.

Nada es gratuito en el arte, absolutamente nada. Todo es un relato silencioso que viene del pasado y que de pronto explota y se convierte en un lenguaje que abre nuevos horizontes.
Lo de Stanley es una catarsis que debe tener mucha terapia en el cuerpo. Hacerla con humor no la desinfla, no la frivoliza, todo lo contrario; es una sana manera de juzgar el pasado de la humanidad y el suyo propio.

Existe en toda esta juguera creativa un sinfín de pequeños y grandes movimientos de mano y de ojo. Stanley es originalmente un destacado director de cine, su mundo ha sido siempre el audio visual. El sonido, las luces y el movimiento, los fotogramas, el montaje.

La fotografía que se mueve 24 imágenes x segundo. Es un ojo que tiene ese hábitat, la rapidez y estar frente a diversos monitores. Dirigir equipos, intensas reuniones de pre y producción y todo ese ecosistema que incluye además el negocio publicitario.

Se le mezclan entonces los generales, los soldados, los reyes, las reinas. Los cocorocos, rococós, barrocos arrogantillos salen como fantasmitas hablando en clave con voz de enanos, ruidos sin alma, vidas rápidas y vacuas en una ecléctica y posmoderna pieza de baile. Ahí están aquellos poderosos de nuevo, brotan cual molestos espectros, pero más ridículos y con menos poder aurático.

590 LADY CABBAGE copy 2 KOONS LADY SIN FIRMA copy

La parte Loca
Lo que me conmueve y emociona es como Stanley construye el relato de todo esto sin salirse un ápice de una guía temática estricta y muy profesional. Sus trabajos tienen un espíritu trazado que contienen de manera muy asertiva y bien ancladas el fondo de historia-relatada y de historia-universal respetando unidades casi cuánticas que la forma sabe sacar de manera victoriosa cual batalla pixelada.
Estamos frente a grabados digitales, ilustraciones les llama Stanley, pero son grabados digitales finalmente y sus fuentes son pinturas hechas por encargos “reales”. ¡Loco y loquillo este Gonczanski!!
Los derechos de autor ya no existen, menos en las obras de pintores de corte fallecidos sin pena ni gloria y con fama de cuatro paredes, lo que hay ahí es conservación empolvada, siutiquerías en ridículas poses para la posteridad, boquitas y lunares pintados, maquillajes de lo banal, lujurias del poder, concubinatos, extorsiones de pasillo, politiquerías monárquicas, salvaguardas de museos particulares. Todo esto tensionado por la alquimia del humor inteligente que contiene símbolos e insights como municiones de protesta.
Los egos del poder que vuelven a visitarnos de manera directa empatados con la realidad de nuestro actual mundo líquido de sigo 21 y el singular modo de comunicar nuestras iras y molestias, las influencias inevitables de la cultura chatarra y el POP tal como magistralmente retrata Soffia Coppola en su María Antonieta, llegan a la inquieta cabeza de Stanley que nos devuelve estas bombas ilustradas que filtran la comodidad aparente de unas pocas vidas sin vida con el inevitable deseo de mofarse y decirles las cosas por su nombre en una maravillosa carcajada catártica.
Finalmente, Stanley Gonczanski ha construido un camino de una funa política trasvestida en tiempos neo…etc.
Lo que es bienvenido porque no hay revolución más sana que reírse a carcajadas del poder. El de ayer, el de siempre y el de hoy.

Guillermo Grebe Artista Visual y Crítico

stanley


Stanley Gonczanski es un Cineasta, Director Creativo e ilustrador argentino, nacido en la hermosa ciudad de Buenos Aires. Buenos Aires.
A los 18 años comenzó su Carrera en Publicidad y a los 25 ya era Director Creativo, habiendo pasado por varias agencias nacionales e internacionales.
En Leo Burnett Colombia produjo y dirigió su primer comercial, obteniendo un finalista en el Clio y galardones en otros festivales.
Siguiendo su vocación de cineasta, se mudó Santiago de Chile donde abrió su propia y muy reconocida casa productora, Stanley Films & Friends.
Sus comerciales obtuvieron premios en los más importantes festivales, New York, Cannes, London, Achap, Clio, sólo para nombrar algunos.
Ganó un MTV Music Video Awards por su primer video clip, “Ella usó mi Cabeza como un revolver” para la banda legendaria Soda Stereo y obtuvo otros tres finalistas en años posteriores.
Sus aptitudes lo pintan como un artista ilimitado.
Aparte de cine y publicidad, es un reconocido artista plástico también.
Su Carrera internacional se lanzó en 2018 con exhibiciones en Londres, Florencia, Santiago de Chile, Miami, Dubai y Taipei.
Ahora es el turno de Buenos Aires en Galería Popa.
La revista Creative Bohemian Art Magazine utilize estas palabras para definir la obra de Stanley Gonczanski: Soberbia, sublime y electrizante.